Consejos para gestionar el poder de la palabra.

Siempre que estamos Delante de niños solemos hablar con cuidado, para que no se estresen, entiendan algo que no és o incluso para que no lo pasen mal. Las palabras tienen la capacidad de influir en ciertos aspectos de nuestra vida, por eso es buena idea detenernos a pensar antes de decir algo.

Crean y Destruyen

El mejor ejemplo es una amistad o una relación, empieza muy bien y por cualquier cosa mal dicha puede terminar yéndose todo al traste. Siempre es muy buena idea añadir y modificar nuestro vocavulario, incluso el no estár en sintonía con lo que decimos puede hacernos dudar de nosotros mismos.

Cuando empezamos a ver lo negativo es más fácil desconfiar que querer conocer. Si en lugar de preguntar ¿No Vas a salir? preguntamos ¿Vas a salir?, la situación cambia. En la primera situación encontramos una pregunta con un condicionante negativo y en la segunda lo tenemos con un condicionante positivo, con lo cual la segunda nos transmite más confianza.

Para terminar os dejo ejemplos de frases que deberíamos eliminar de nuestro vocavulario para tener una actitud más positiva ante la vida:

  • Soy Pobre
  • No Puedo
  • No Tengo
  • No Sé
  • Mejor no lo intento

Artículo inspirado en la Web La mente es maravillosa.

¿Qué es realmente la empatía?

la empatía es la Capacidad Cognitiva de percibir lo que otro ser puede sentir o la participación a nivel afectivo en la realidad que afecta a otra persona. El término anglófono fue acuñado en 1909 por Edward B. Titchener al intentar traducir la palabra alemana “Einfühlungsvermögen”, que más tarde en este mismo idioma se nombraría como “Empathie”.

La interpretación de esta palabra puede variar dependiendo de las diferentes teorías, creencias o hipótesis. Aristóteles afirmaba que el ser humano es político y/o social, vive en aldeas, pueblos, ciudades o naciones, y siente necesidad de juntarse con otros semejantes para poder llegar al estado de realización.

En un concepto contemporáneo la empatía se entiende como una habilidad tanto cognitiva como emocional del indivíduo en la cual el mismo es capaz de ponerse en la situación emocional del otro, y que en muchos casos se ha comparado de manera errónea con la simpatía, ya que esta segunda se refiere a una situación de lástima hacia otra persona. Según algunos estudios relacionados con la ciencia y la psicología, la capacidad de la empatía puede variar de un indivíduo a otro según su desarrollo de la conciencia del Yo.

Según algunos investigadores el historial emocional de una persona puede modificar que emociones percibimos de los demás. La empatía no es un proceso automático del indivíduo, es una capacidad que va aumentando conforme la practiquemos y mayor sea el contacto con la persona que queremos empatizar.

La empatía se puede dividir en empatía afectiva o emotiva (Capacidad de responder con un sentimiento a los estados de otro) y empatía cognitiva (Capacidad de comprender el estado mental de otra persona o su punto de vista). La empatía afectiva se puede subdividir en estos niveles:

  • Preocupación empática: Compasión hacia otros por su sufrimiento.
  • Aflicción propia: Sensaciones de incomodidad o ansiedad por sufrimiento ageno.

El poder del agradecimiento.

Agradecer es un acto muy poderoso, ya que es dar el reconocimiento que hemos recibido algo. Mucha gente no ha tomado conciencia del poder de transformación que tiene este simple acto una vez practicado. El simplemente hecho de poder levantarte un día más y contemplar el día, debería ser un acto de agradecimiento.

Agradece el tener algo caliente que poder llevar a tu cuerpo. En caso que tengamos trabajo también es de agradecer, debido a que nos permite crecer como personas.

Agradece la naturaleza que te rodea y la posibilidad de sentirla. Puede ser que incluso no tengas trabajo, estés enfermo, estés solo, aún tienes cosas que agradecer.

Agradece la posibilidad de poder seguir viviendo a pesar de todo. Muchas veces la compañía de otra persona puede ser un faro que nos guíe en las tinieblas, ¿Es de agradecer, verdad?

Agradece tus sanaciones y tus mejoras. Por el afecto, cariño y comprensión de los demás.

Y por supuesto, agradece el poder tener la oportunidad de agradecer. Hay gente que se frustra porque espera recibir algo a cambio al momento de dar las gracias. Pero si partimos de la base que nosotros agradecemos por que estamos reconociendo que hemos recibido algo de otra persona, ¿Qué esperar a cambio después de dar las gracias si lo que teníamos que esperar, ya lo recibimos antes?

Artículo Inspirado en la web creandotuvida.com

Entender tus emociones.

Las Emociones son estímulos que surgen cuando un individuo percibe un objeto, persona, lugar, pensamiento o recuerdo. El resultado de las emociones son los sentimientos.

Las Emociones organizan las respuestas de los diferentes sistemas de nuestro cuerpo para establecer un comportamiento más efectivo. Nos sirven para establecer nuestra posición con respecto al medio que nos rodea, por eso a veces el alejarse y acercarse de ciertas situaciones es causado por alguna que otra Emoción.

Normalmente las emociones suelen venir de una forma calmada y asimilada por nuestro organismo. Pero podemos tener ocasiones en las que estas nos sobrevengan de una forma violenta o demasiado seguidas, provocando en nuestro cuerpo cambios, que aunque en muchos casos sean positivos, no los percibamos como agradables. Es en este momento cuando decimos que entramos en crisis emocional. Este tipo de crisis suelen afectar nuestra personalidad, humor, e incluso estado facial, provocando grandes cambios en nosotros y las personas que nos perciben.

la corteza cerebral recibe los estímulos que provocan emociones, realizando los cambios adecuados en nuestro cuerpo. Las Emociones tienen más que ver con el hemisferio derecho, ya que es el encargado de la mayoría de los procesos creativos y abstractos o no tangibles, dejando la lógica y procesos más mecánicos para el hemisferio izquierdo.

Algunas emociones las podemos vivir como una agresión hacia nuestro organismo o nuestra persona. Es en ese momento cuando ponemos en marcha una reacción afectiva defensiva la cual trata de apartar ese sentimiento o suplirlo con otro el cual por sus efectos anule esta emoción. Es entonces cuando puede llegar a surgir la ira. Por eso, es adecuado mantener una buena Inteligencia Emocional y cuidar nuestros Pensamientos, ya que de la misma forma que un pensamiento es generado por una emoción, esta al mismo tiempo puede ser generada por un pensamiento. Así que teniendo los pensamientos adecuados podríamos evitarnos crisis emocionales que no son necesarias.

En muchos casos se ha llegado a estados de Depresión por el simple hecho de un pensamiento que de haberlo tenido de otra forma se hubiese evitado. Así que, usa tus Emociones para hacerte un bien a tí mismo y no las conviertas en una forma de esclavitud. Ya que comprendiendo tus emociones desarrollarás habilidades que te permitan mejorar varios aspectos de tu persona, como el auto control, la auto motivación y el entendimiento de las relaciones.

Mirando hacia el horizonte

lEn un mundo cambiante donde todo muta y se transforma, es importante abordar el enfoque educativo que aún hoy prioriza los resultados obtenidos en base a unos objetivos estándar, según edad o ciclo educativo donde se encuentre el niñ@.

Se condena la creatividad en aras, de a mi entender, una productividad mecanicista y carente de ilusión por el aprendizaje. El alumno se convierte en lo que en la época de la Revolución Industrial llamaban mano de obra. Rara vez se tiene en cuenta los intereses o inquietudes de quienes en un futuro serán nuestros dirigentes, profesores, padres, pintores…

Según este planteamiento podríamos decir que actualmente en muchos centros educativos, se sigue practicando lo que Paulo Freire denominó como educación bancaria.

Educación bancaria

Teniendo en cuenta esta realidad, me planteo tres preguntas que lanza José María Toro en una entrevista sobre su libro “Mi alegría sobre el puente”

1) ¿Qué hacemos? Formar a un estudiante pasivo y competitivo.

2) ¿Para qué lo hacemos? Para moldear al estudiante, quien casi sin darse cuenta convierte en mercancía su conocimiento.

3) ¿Desde dónde lo hacemos? Insertos en un  esquema social que nos quiere hacer creer que  lo realmente importante es tener mansiones lujosas y derrochar el dinero en centros comerciales, o pedir un préstamo para poder disfrutar de unas vacaciones en la Rivera Maya por ejemplo.

Este planteamiento hace que un gran porcentaje de la población tenga modelos mentales confusos, en los que hace falta tener para ser feliz. En esta ocasión, pienso que el orden de los factores si altera el producto, puesto que olvidamos que cuando venimos al mundo ya somos, y hacemos en primer lugar, una observación que nos lleva al aprendizaje de movimientos que desarrolla en nuestro esqueleto la musculatura necesaria para caminar, correr, saltar etc. Lo que me lleva a pensar que el orden correcto es: SER, HACER y por último TENER.

Cada vez somos más los educadores que señalamos la necesidad de una educación de dentro hacia fuera, donde cultivar la inteligencia emocional es la piedra angular del desarrollo personal y social, de eso a lo que hoy llamamos futuro.

Que no te limite tu placer.

A fecha de hoy, casi todo el mundo sabe ya lo que son los Smileys, esos emoticonos que simulaban la sonrisa de una persona juntando solamente el símbolo de dos puntos y paréntesis :), en muchos casos era suficiente para saber que una persona estaba bien, se lo estaba pasando bien contigo o para quitar hierro a una situación seria o complicada. La sonrisa es la expresión máxima de placer. El Placer es un sentimiento positivo de satisfacción o euforia que siempre viene ocasionado cuando satisfacemos una determinada necesidad, sea la que sea.

Cuando tenemos sed, solo nos hará falta beber algún líquido para notar esa sensación de bienestar. Si tenemos hambre, con tomar nuestro alimento favorito ya estaría todo solucionado.

Cuando llega la noche, nada más placentero que un buen descanso para reparar fuerzas y ya de paso tener algún que otro sueño interesante. El placer sexual es necesario para satisfacer y bajar la Libido o Energía Sexual.

Si estamos aburridos, también necesitaremos realizar algún tipo de diversión o entretenimiento para llegar a esta sensación de bienestar. Incluso la ignorancia es una necesidad, y por lo tanto, hay que satisfacerla con conocimiento, este artículo te estará dando satisfacción si descubres en él información que no conocías y sientes que te es útil.

Entre otros placeres también podemos destacar el placer psíquico. ¿Quién no disfruta imaginando o fantaseando? ¿A quién no le gusta montarse su propia película?. Y como no, hay dos placeres muy importantes, el emocional y el de la amistad. Hablar con la familia y descubrir historias, quedar con tus amigos, charlar entre amantes… Muy pocas cosas transcienden esa faceta. Por último, está el placer estético, al cual no le podemos quitar importancia. Un paisaje hermoso, un buen cuadro, una persona que esté de bien ver, una música agradable, el tacto fino del terciopelo, los olores y sabores con los que se condimentan ciertos alimentos… Todo eso forma parte del placer estético y de gran parte de nuestras vidas.

Así que ya sabes, no limites tu placer, ya que el experimentar con esta sensación nos ocasionará una sensación de equilibrio y bienestar bastante plena y muy relacionada con la Felicidad. Incluso si el dolor te resulta placentero y sientes que debes experimentarlo hazlo, ya que placer y dolor no necesariamente tienen que ser opuestos.

Reconocer la felicidad.

La felicidad es una emoción que se produce en una persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Básicamente es una sensación de plenitud, bienestar y satisfacción.

No podemos olvidar que la felicidad es subjetiva, esto quiere decir que un hecho, puede provocar reacciones totalmente diferentes en una persona u otra, así que para unos una determinada acción puede ser motivo de felicidad, y para otros no. Pero no podemos cometer el error de encasillar la felicidad en algo positivo o negativo, porque la felicidad, no tiene que ver con la tristeza o alegría. Más bien, estamos hablando de un estado de plenitud y satisfacción independientemente de un estado de ánimo.

Aristóteles decía que todos queremos obtener la felicidad, pero cuando tratamos de ponernos de acuerdo en como conseguirlo, empiezan las discrepancias. otros hablan de que cuando una persona se siente autorrealizada, es feliz.

puedes ser feliz siendo autosuficiente, valiéndote por tí mismo y no dependiendo de nadie. O para tí, la felicidad puede estár en el placer y la negación del sufrimiento.

Pero todo puede ser mucho más fácil, pregúntate. ¿Eres feliz siendo humano? ¿Qué te mueve a ser feliz?

Estamos demasiado empeñados en buscar este estado en situaciones o actos que nos hagan sentir bien, nos hagan sentir plenos, conseguir nuestro fin más elevado. Buscamos la felicidad en el placer, en el honor, en la riqueza, en la caridad… Pero no nos hemos dado cuenta de una cosa: La felicidad ya está en nosotros. La única forma de acceder a la verdadera felicidad es aceptar nuestro ser interior y permitirnos ser. En el momento en el que nos miremos al espejo, y en lugar de ver un rostro, nos veamos a nosotros mismos, sin máscaras, pieles o corazas, como realmente somos, en ese momento, estamos siendo felices. Porque la felicidad consiste simplemente en darnos cuenta de una vez, que somos lo que somos, y eso es lo más grande a lo que un ser puede aspirar.

Qué definimos por inteligencia emocional.

La inteligencia emocional se define como el conjunto de habilidades que permiten expresar emociones de forma equilibrada, así como identificar las emociones agenas y utilizar esta información para poder guiar nuestra forma de pensar y comportamiento. Hay muchas formas de expresar emociones, tantas como acciones, pues cada acción que realizamos en nuestra vida sea con nosotros mismos o hacia otras personas suele llevar implicada una emoción, y un gesto tan simple como un beso puede desencadenar un proceso emocional bastante profundo.

Debes tener en cuenta una cosa: Todo pensamiento suele ser generado a partir de una emoción, ya que las emociones suelen estár por encima de lo racional. Si no observa a tu alrededor y te darás cuenta que casi todo lleva asociada una emoción o un sentimiento, solo tienes que fijarte en los animales, ¿Por qué se guían ellos si no? ¿Como consiguen sobrevivir? Los animales, son muy inteligentes, pero sobre todo, inteligentes emocionales. incluso cuando de memoria se trata, hay emociones que nos hacen recordar sucesos, y sucesos que nos hacen recordar emociones.

Traumas, momentos felices… ¿Como los recordarías sin las emociones que ello conlleva? Al reír y o llorar, enrojecerse… ¿Como identificaríamos qué está bien y qué está mal para nosotros? en todos estos procesos forzosamente tienen que intervenir las emociones. Y bueno… ya a nivel de inconsciente, mejor no nos metemos por ahora.

La memoria emocional comienza desde que existimos, somos niños y se sigue desarrollando en la vida adulta. Es el conjunto de experiencias pasadas encargadas de generar recuerdos agradables o traumas para que en un futuro actuemos de determinada forma y contribuyamos a nuestra supervivencia. Pero claro, este mundo es tan cambiante a todos los niveles, que muchas veces actuamos de determinada forma ante una situación y no sabemos por qué, en estos casos, hay que hacer una actualización de nuestra inteligencia emocional, ya que estamos actuando ante una situación cuya razón de ser es muy diferente de la situación original. También sería bueno tener en cuenta que nuestra memoria emocional es transgeneracional, ya que todos en cierta forma la heredamos de nuestros antepasados, y de épocas donde una gestión rápida de las emociones era cuestión de sobrevivir o no sobrevivir.

Así de esta forma, por ejemplo, una situación desagradable de la cual hemos tenido que salir quedará grabada en nuestra memoria emocional, y si en un futuro se presenta otro suceso que emita a nuestro inconsciente señales idénticas o similares a la situación anterior, saltarán las alarmas y entraremos en un estado de alerta o pánico. Sucedería lo contrario con una situación agradable, en la cual nuestro inconsciente por el contrario, al relacionar sucesos posteriores nos enviaría sensación de bienestar. Con lo cual, podríamos decir que el objetivo al desarrollar nuestra inteligencia emocional sería poder conseguir un equilibrio entre emociones y pensamientos para poder detectar incoherencias en nosotros mismos, y al resolverlas obtener una mejor calidad de vida

Recuerda que una mente que no resuena con coherencia no puede pensar con claridad, y que por el contrario el equilibrio emocional te permitirá actuar de una forma más fluída ante tí y hacia los demás. De tu inteligencia emocional depende tu inteligencia racional, tú decides hasta qué punto tomas el control de tus emociones.