Definición sobre Alma y alguna de sus interpretaciones

El alma o ánima proveniente del término del Latín Anima se refiere a una entidad inmaterial que poseen los seres vivos y cuyas características varían según diferentes tradiciones y puntos de vista Filosóficos o Religiosos. En el Latín la palabra anima se utilizaba para describir el principio por el cual los seres animados estaban dotados de movimiento propio, como las Plantas, los Animales y los seres humanos, con lo que se indicaba que todos ellos estaban dotados de alma. Según la tradición Judeocristiana es la principal cualidad identificatoria del movimiento en la materia viviente.

La siguiente cita se extrae del Génesis:

20 Dios dijo: «Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo». 21 Dios creó los grandes monstruos marinos, las diversas clases de seres vivientes que llenan las aguas deslizándose en ellas y todas las especies de animales con alas. Y Dios vio que esto era bueno. 22 Entonces los bendijo, diciendo: «Sean fecundos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares y que las aves se multipliquen sobre la tierra». 23 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el quinto día. 24 Dios dijo: «Que la tierra produzca toda clase de seres vivientes: ganado, reptiles y animales salvajes de toda especie». Y así sucedió. 25 Dios hizo las diversas clases de animales del campo, las diversas clases de ganado y todos los reptiles de la tierra, cualquiera sea su especie. Y Dios vio que esto era bueno. 26 Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo». 27 Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer. 28 Y los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra».

En la actualidad este concepto se sigue utilizando en términos más Religiosos. Según algunas interpretaciones, como la de aristóteles, el alma incorpora el principio vital o esencia interna de los seres vivos, gracias a la cual estos tienen su propia identidad que no se puede explicar a partir de su parte material.

Si nos referimos a los seres humanos, muchas tradiciones religiosas y filosóficas indican que el alma es el componente expiritual de los mismos. Así por ejemplo para la Religión Cristiana el ser humano consta de tres partes diferenciadas: Una física llamada cuerpo, una emocional llamada alma y una espiritual nombrada espíritu, pero el alma es ese aspecto que lo unifica como indivíduo y le permite realizar actividades que sobrepasan lo material, como la aparición de instintos, expresar sentimientos, emociones y pensamientos y la posibilidad de tomar decisiones libres.

El alma también puede utilizarse como un todo aunque no sea tan frecuente, así por ejemplo podemos encontrar expresiones del tipo No hay un alma o Ciudad de 40000 almas. Otra interpretación de las muchas que hay la encontramos en Tomás de Aquino quien describe al ser humano con su cuerpo que sería su parte material, y su alma espiritual la inmaterial. En su estado material ovedece a las leyes físicas de espacio y tiempo, pero es capaz de ir más allá del espacio y tiempo con su razón, planificando su futuro o imaginando modificaciones relacionadas con el espacio existente en su vida diaria, demostrando así que no es material del todo.

Fuente: Wikipedia.

El Baile de los Sentidos

Esa danza que tod@s hemos protagonizado alguna vez al escuchar una melodía, mirar a los ojos de la persona amada, sentir la caricia del viento en tu piel, degustar ese bocado de tarta de chocolate que te recuerda el helado que te comiste de pequeña, cuando todavía se te permitía tener churretes e incluso te hacían fotos;  esas que expresan el inmenso placer de libertad de la felicidad, al ser capaz de sentir la esencia del momento como algo único e irrepetible, porque cuando eres pequeño el pasado no existe puesto que empiezas a tener recuerdos a partir de los cuatro años y… el futuro ¿Qué es eso? Preferimos continuar maravillándonos con todo lo que el mundo pone ante nosotros viviendo, sintiendo, descubriendo o redescubriendo y experimentando con todo aquello que nos rodea y que nos sucede, así como por “casualidad.”

¡Ay! bendita “casualidad” que nos hace vivir justo aquello que necesitamos para aprender a caminar, a bailar, a danzar con la vida. Esa vida que decidimos vivir para reaprender aquello que nuestra alma ya conoce desde hace mucho tiempo atrás. Realmente quienes tenemos el privilegio habitar este universo llamado Tierra somos alumnos, pues todo aquello que nos sucede en el trascurso de este viaje tiene una única finalidad: APRENDER A AMAR.

Llegados a este punto, muchos reflexionamos y decimos: “yo amo a mi familia, a mi pareja a mi mascota…” pero… ¿me amo a mí? Es aquí cuando realmente todos nuestros sentidos entran en juego. En el silencio de nuestro lugar favorito mientras leemos algún libro que nos hace reflexionar, y ver cosas de nosotros mismos que no nos gustan o escuchamos nuestra voz interior diciéndonos: “te equivocaste al juzgar a tu hermano” no conoces toda su historia, por lo tanto, no puedes intentar hacer su camino sin ponerte sus zapatos. Por no hablar de esa canción que nos evoca recuerdos de nuestro primer amor, el mismo que nos rompió el corazón y al cual acusamos como mínimo de “no querernos.”

Ahora, pasado el tiempo, la vida te puso experiencias para que aprendas que amar es dar sin esperar, que las expectativas son las encargadas de crear ilusiones, que al no cumplirse te hacen sentir decepcionado/a,  que la única que dejaste de quererte fuiste tú mism@ quien  se ocupó de dar a los demás lo que olvidó para sí. Ah claro, que esperábamos que los demás fuesen adivinos y nos dieran lo que en un afán de generosidad dábamos, sin guardar nada ni una pizca para tu cuerpo, ese que te sostiene para tu alma, quien te da la fuerza para cada latido que produce tu corazón, para tu mente quien te ayuda a pensar y elegir la opción correcta. ¿Y aún te atreves a decir que dejaron de quererte? Hazme un favor, mejor dicho háztelo a ti mism@ ponte delante del espejo mírate y empieza a amarte como amas a los demás, comienza a comprenderte como lo haces con ese amigo/a, date la oportunidad de equivocarte, después de todo, no olvides que somos humanos y la mayoría seguimos aprendiendo por ensayo- error, hasta que no experimentas no vives. Por lo tanto, se valiente para experimentar, maduro para asumir errores y amate lo suficiente como para darte otra oportunidad. Sólo así serás dueño de tu vida y co-cread@r de tus sueños, son ellos quienes guiaron tus pasos hacia donde hoy te encuentras, ellos creyeron en ti ¿lo harás tú?