Consejos para gestionar el poder de la palabra.

Siempre que estamos Delante de niños solemos hablar con cuidado, para que no se estresen, entiendan algo que no és o incluso para que no lo pasen mal. Las palabras tienen la capacidad de influir en ciertos aspectos de nuestra vida, por eso es buena idea detenernos a pensar antes de decir algo.

Crean y Destruyen

El mejor ejemplo es una amistad o una relación, empieza muy bien y por cualquier cosa mal dicha puede terminar yéndose todo al traste. Siempre es muy buena idea añadir y modificar nuestro vocavulario, incluso el no estár en sintonía con lo que decimos puede hacernos dudar de nosotros mismos.

Cuando empezamos a ver lo negativo es más fácil desconfiar que querer conocer. Si en lugar de preguntar ¿No Vas a salir? preguntamos ¿Vas a salir?, la situación cambia. En la primera situación encontramos una pregunta con un condicionante negativo y en la segunda lo tenemos con un condicionante positivo, con lo cual la segunda nos transmite más confianza.

Para terminar os dejo ejemplos de frases que deberíamos eliminar de nuestro vocavulario para tener una actitud más positiva ante la vida:

  • Soy Pobre
  • No Puedo
  • No Tengo
  • No Sé
  • Mejor no lo intento

Artículo inspirado en la Web La mente es maravillosa.