Consejos para evitar lesiones de espalda.

El Dolor de espalda afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de su vida y es uno de los problemas más comunes que existen, y varía según las circunstancias y las personas, este puede ser sordo y constante o súbito e intenso, y puede durar algunos días o semanas, aunque se consideraría Crónico cuando dura más de tres meses. Suele desaparecer de forma espontánea aunque puede durar algún tiempo en hacerlo, para ello podemos utilizar Analgésicos de venta libre y hacer reposo, aunque permanecer en cama más de uno o dos días pueden empeorar la situación.

Es recomendable contactar con un profesional de la salud cuando el dolor de espalda ha sido ocasionado por una lesión, sea severo o no mejore a los tres días. El tratamiento del dolor de espalda depende de qué lo esté causando y qué tipo de dolor tengamos, se pueden usar compresas frías o calientes, ejercicios, medicamentos, inyecciones, tratamientos complementarios o cirugía.

La espalda está compuesta por Huesos, músculos y tejidos que van desde el Cuello hasta la Pelvis y estos pueden sufrir diferentes lesiones que pueden ser provocadas por hacer deporte, trabajos forzosos o una sacudida repentina. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Torceduras o esguinces
  • Hernias de disco
  • Vértebras Fracturadas

Estas lesiones pueden causar dolor o limitar movimientos, y a parte de los tratamientos que hemos citado antes la fisioterapia también puede ayudar a reavilitarnos, aunque algunas de ellas también se pueden evitar manteniendo una dieta saludable, utilizar el apoyo de las piernas cuando levantamos objetos y usar soporte en la parte baja de la espalda al sentarnos. Como podemos observar, el tener una espalda sana es muy importante para una correcta movilidad.

La espalda está anatómicamente diseñada de tal manera que pueda dar soporte a la cabeza y tronco, así como proveer de movilidad y flexibilidad, siendo la parte inferior la que permite estas cualidades en todas direcciones. Una tensión en los músculos de la misma también puede provocar Dolor de espalda, por lo que es adecuado evitarlo con una correcta postura.

Dolor de espalda y cómo prevenirlo.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido de dolor de espalda, pasando desde una simple molestia a punzadas agudas. Cuando realizamos un movimiento brusco o solemos levantar cosas pesadas, es cuando nos damos cuenta que algo está fallando. Los factores que aumentan este dolor pueden ser los siguientes:

  • Edad: Los síntomas suelen aparecer entre los 30 a 40 años en la mayoría de personas.
  • Sedentarismo: Una condición física pobre puede aumentarlo.
  • Genética: Puede ser perfectamente hereditario.
  • Fumar: El consumo de tabaco dificulta la circulación de nutrientes hacia la columna.

A parte de estas, pueden haber implicadas diferentes causas que nos lleven al dolor de espalda. Tensión muscular, o lesiones causadas por esguinces, fracturas y caídas.

Otras situaciones como embarazos o piedras en los riñones pueden desencadenar un dolor de espalda. Determinados tumores también pueden ser fuente de dolor.

Aquí hay unas cuantas medidas para prevenir estos malestares.

  • Ejercicio: Esto fortalecerá los músculos de la espalda.
  • Alimentación: El Calcio y la Vitamina D son buenos factores para mantener huesos fuertes.
  • Buena postura: Mantener nuestra espalda recta el mayor tiempo posible es adecuado para no sobrecargarla.