Aprender, un proceso permanente.

El Aprendizaje es el proceso por el cual se adquieren nuevas habilidades, conocimientos y destrezas, en su mayoría a través de la experiencia o la imitación. El aprendizaje humano está muy relacionado con la educación y el Crecimiento personal, Por eso es necesaria una correcta motivación para poder desempeñarlo.

Si observas a tu alrededor, al final todo o casi todo está relacionado con tu experiencia. Como aprendiste a cocinar, limpiar, manejar internet, etc… Todo está relacionado con la Experiencia y la Imitación. Con lo cual, determinamos que el aprendizaje es una de las principales herramientas para relacionarnos con el medio que nos rodea. ¿Nunca te ocurrió que dijiste, quiero aprender a hacer esto, y alguien dijo, ¡Yo también! y terminásteis haciéndolo en compañía?

También es el principal canal de entrada del conocimiento, porque si en algo somos expertos, es en transmitir información. También nos permite anclar hábitos en nuestra vida diaria, y lo más importante, gracias a esta poderosa herramienta, somos adaptables a multitud de situaciones.

Pero como se puede intuir, no se trata solo de adquirir nuevas capacidades, ya que también podemos conseguir modificar viejas conductas y eliminar los patrones que no nos sirven. Y lo más maravilloso de todo, esque esta práctica es algo permanente, ya que estamos recogiendo información a cada partícula de tiempo que pasa, con lo cual, estamos en un permanente proceso de aprendizaje.

Este proceso no es exclusivo de factores externos, pues el simplemente hecho de pensar nos permite aprender de nuestros propios pensamientos. Además, esta capacidad no es solamente propiedad de los humanos, pues todas las especies de nuestro universo la comparten, de una forma u otra, todos los seres aprenden, bien imitando conductas, por experiencias de supervivencia o afecto, y también hay una caracteristica muy interesante, el aprendizaje transgeneracional que se consigue a través de la evolución o por la transmisión de conocimiento de generación en generación, ya sea genéticamente o de cualquier forma imaginable.

Hablamos al principio de este artículo de una correcta motivación para aprender, recordad que no todo aprendizaje puede parecernos agradable o adecuado en ese momento, yo siempre os recomendaré algo. Siempre que os sea posible aprended jugando, ya que el juego es uno de los mayores ejercicios de desarrollo personal que se nos ha puesto a nuestra disposición. Es tan poderoso el poder de esta herramienta, que te podrá llevar a un adecuado nivel de independencia y libertad bastante confortable, así que, nunca dejes de aprender, porque el aprendizaje es permanente.

Qué definimos por inteligencia emocional.

La inteligencia emocional se define como el conjunto de habilidades que permiten expresar emociones de forma equilibrada, así como identificar las emociones agenas y utilizar esta información para poder guiar nuestra forma de pensar y comportamiento. Hay muchas formas de expresar emociones, tantas como acciones, pues cada acción que realizamos en nuestra vida sea con nosotros mismos o hacia otras personas suele llevar implicada una emoción, y un gesto tan simple como un beso puede desencadenar un proceso emocional bastante profundo.

Debes tener en cuenta una cosa: Todo pensamiento suele ser generado a partir de una emoción, ya que las emociones suelen estár por encima de lo racional. Si no observa a tu alrededor y te darás cuenta que casi todo lleva asociada una emoción o un sentimiento, solo tienes que fijarte en los animales, ¿Por qué se guían ellos si no? ¿Como consiguen sobrevivir? Los animales, son muy inteligentes, pero sobre todo, inteligentes emocionales. incluso cuando de memoria se trata, hay emociones que nos hacen recordar sucesos, y sucesos que nos hacen recordar emociones.

Traumas, momentos felices… ¿Como los recordarías sin las emociones que ello conlleva? Al reír y o llorar, enrojecerse… ¿Como identificaríamos qué está bien y qué está mal para nosotros? en todos estos procesos forzosamente tienen que intervenir las emociones. Y bueno… ya a nivel de inconsciente, mejor no nos metemos por ahora.

La memoria emocional comienza desde que existimos, somos niños y se sigue desarrollando en la vida adulta. Es el conjunto de experiencias pasadas encargadas de generar recuerdos agradables o traumas para que en un futuro actuemos de determinada forma y contribuyamos a nuestra supervivencia. Pero claro, este mundo es tan cambiante a todos los niveles, que muchas veces actuamos de determinada forma ante una situación y no sabemos por qué, en estos casos, hay que hacer una actualización de nuestra inteligencia emocional, ya que estamos actuando ante una situación cuya razón de ser es muy diferente de la situación original. También sería bueno tener en cuenta que nuestra memoria emocional es transgeneracional, ya que todos en cierta forma la heredamos de nuestros antepasados, y de épocas donde una gestión rápida de las emociones era cuestión de sobrevivir o no sobrevivir.

Así de esta forma, por ejemplo, una situación desagradable de la cual hemos tenido que salir quedará grabada en nuestra memoria emocional, y si en un futuro se presenta otro suceso que emita a nuestro inconsciente señales idénticas o similares a la situación anterior, saltarán las alarmas y entraremos en un estado de alerta o pánico. Sucedería lo contrario con una situación agradable, en la cual nuestro inconsciente por el contrario, al relacionar sucesos posteriores nos enviaría sensación de bienestar. Con lo cual, podríamos decir que el objetivo al desarrollar nuestra inteligencia emocional sería poder conseguir un equilibrio entre emociones y pensamientos para poder detectar incoherencias en nosotros mismos, y al resolverlas obtener una mejor calidad de vida

Recuerda que una mente que no resuena con coherencia no puede pensar con claridad, y que por el contrario el equilibrio emocional te permitirá actuar de una forma más fluída ante tí y hacia los demás. De tu inteligencia emocional depende tu inteligencia racional, tú decides hasta qué punto tomas el control de tus emociones.