Dolor de espalda y cómo prevenirlo.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido de dolor de espalda, pasando desde una simple molestia a punzadas agudas. Cuando realizamos un movimiento brusco o solemos levantar cosas pesadas, es cuando nos damos cuenta que algo está fallando. Los factores que aumentan este dolor pueden ser los siguientes:

  • Edad: Los síntomas suelen aparecer entre los 30 a 40 años en la mayoría de personas.
  • Sedentarismo: Una condición física pobre puede aumentarlo.
  • Genética: Puede ser perfectamente hereditario.
  • Fumar: El consumo de tabaco dificulta la circulación de nutrientes hacia la columna.

A parte de estas, pueden haber implicadas diferentes causas que nos lleven al dolor de espalda. Tensión muscular, o lesiones causadas por esguinces, fracturas y caídas.

Otras situaciones como embarazos o piedras en los riñones pueden desencadenar un dolor de espalda. Determinados tumores también pueden ser fuente de dolor.

Aquí hay unas cuantas medidas para prevenir estos malestares.

  • Ejercicio: Esto fortalecerá los músculos de la espalda.
  • Alimentación: El Calcio y la Vitamina D son buenos factores para mantener huesos fuertes.
  • Buena postura: Mantener nuestra espalda recta el mayor tiempo posible es adecuado para no sobrecargarla.